Mi Experiencia en Maratón de Viña del Mar 2017 – Parte 1

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

El viaje

Comienza el viaje,de una forma que no esperaba… Viajé solo, sin mi compañera en este proyecto de RR y pareja (La Caro), quien estaba botada en la cama producto de una gripe maldita, con fiebre, tos y sin poder ni moverse.Ambos sólo queríamos  putear al mundo, por esa gripe que aparece en el peor momento. Además el viaje se me hace más tedioso con lluvia espesa y fuerte en toda la RM. Pero no importaba porque para esta competencia me había preparado desde mayo en lo físico, pero que tuve en la mente el primer día después de mi operación de lca.

Llego directo al retiro de Kit, harta gente como es normal. Una fila bien larga me esperaba en el retiro de los 21k. Es evidente que cada vez somos más quienes participamos en la Maratón de Viña. Ya con el Kit en mano, y luego de varios saludos con gente y amigos, me dirijo de nuevo al auto para llegar al hospedaje.

Necesitaba reencontrarme con mi yo interno para poder dejar todo listo para la mañana siguiente.  Estaba algo descolocado porque el escenario que estaba viviendo, era tremendamente distinto al planeado. Estaba solo, con mis miedos y reflexiones, con esa ansiedad que acostumbra a compartir con la Caro, quien es un tremendo respaldo psicológico y sabe con precisión y paciencia calmar cada una de esas pequeñas crisis de ansiedad pre-competencia.

Costó relajarme un poco, si hasta hice una tranmisión en vivo por IG para calmar mi ansiedad, me tomé una cerveza y claro la fooooto de rigor y de ahí a dormir por fin.

porque si son iguales las fotos, seguimos subiendolas?

Llega el día

Suena Just Breathe de Pearl Jam, 5:50am, y trato de entender luchando con el sueño que hago en esa cama y pieza extraña, miro el velador, veo el reloj cargado, la go pro y el celular entiendo todo. Me levanto y al recopilar  los elementos que debo llevar …  me falta el banano.

El maldito banano naranjo que siempre se me queda. Esta no es la excepción, está en Santiago. Colapso un poco,  al no poder entender donde cresta guardare el celu y la go pro (problemas de la post modernidá runner po!)ya resignado ordeno mis cosas y emprendo en auto hacia Reñaca. A varias cuadras logro dar con un estacionamiento, camino hacia la largada junto a todo el pelotón que tipo 7:10am peregrinábamos hacia nuestra meca, me paseo bastante perdido, veo a gente de los teams clásicos, un saludo algo timido con varios de sus integrantes, estaba incómodo y mi cuerpo lo sabía. No puedo negar que estaba asustado, nervioso y ansioso por correr una vez más en la Maratón de Viña del Mar