Frecuencia cardíaca en el entrenamiento

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Es ya de conocimiento general que existen distintos métodos de cuantificar el entrenamiento, más aún con todas las posibilidades que traen hoy en día los relojes inteligentes dedicados al deporte. Es por esto que nos vamos a centrar en la frecuencia cardíaca (FC), latidos por minuto (lpm), beats per minute (bpm), pulsaciones por minuto (ppm) o como sea que aparezca en tu reloj o celular.

¿Qué es la FC?

Es un número que indica la cantidad de latidos por minuto del corazón. El corazón, como bomba muscular debe latir para enviar la sangre a las extremidades del cuerpo. Por lo tanto, cuando el cuerpo tiene mayores requerimientos, como al estar en actividad física, late más veces por minuto para alcanzar el volumen que debe mover, que es de 5 litros por minuto aproximadamente.

Mientras más entrenemos nuestros músculos, más fuertes y eficientes serán. Lo mismo ocurre con el corazón, donde el ideal es que se fortalezca y se hipertrofie hacia afuera, lo que hará el tenga que esforzarse menos para mover la sangre, por lo que será un sistema más eficiente. Entonces si el corazón es más fuerte va a latir menos veces por minuto para lograr mover los mismo 5 litros de sangre, lo que se va a traducir en menores números de FC.

Y es por esto que lo que se estipula y conversamos en el podcast (puede escucharlo completo acá) de entrenar por zonas de FC, restando los 220-edad para tomar la FC máxima teórica no es tan recomendable, sobre todo para alguien relativamente entrenado.
Al ya estar entrenado, el corazón ya va a estar en proceso de adaptación para la eficiencia, entonces es probable que le cueste más llegar a niveles altos de FC, lo que se va a traducir en mayor exigencia al cuerpo y mayor probabilidad teórica de adquirir una lesión por sobrecarga.

Conclusión

Cualquier método que nos ayude a cuantificar nuestro avance al entrenar es bueno y nos sirve de sobremanera, pero que esto no se haga una ley. Debemos ser capaces de adaptar números en relación a nuestra realidad y al mismo tiempo ser conscientes y responsables de conocer nuestro propio cuerpo y sus límites. Escúchate y descansa cuando haya que hacerlo, exige cuando haya que hacerlo y asesórate de manera adecuada con profesionales que te ayuden a alcanzar tus objetivos.